Tónicos

No debes olvidar nunca aplicar un tónico después de cada lavado, ya que calma, relaja y restablece el nivel de pH de la piel que ha sido agredido por la limpieza. El uso del tónico prepara la piel y repara la barrera cutánea para absorber eficazmente los siguientes productos de tratamiento que apliques y garantizar su eficacia. Es imprescindible rehidratar la piel con un tónico para garantizar el confort de tu piel desde el comienzo de tu rutina de tratamiento, recuperando la hidratación y suavidad tras la limpieza.

Filtros activos:
    Ver filtros
    Filtro